La terapia se divide en cuatro etapas:

0.- Preterapia: explicación y relajación.
a.- La vivencia como victima para sanar el miedo y entender el bloqueo.
b.- La vivencia como victimario para sanar la culpa y el perdón.
c.- La vivencia como individuos libres para crear desde la libertad.

 

556215_10150984386561042_149080406041_11829528_630860959_n

O.- PRETERAPIA.

0.- Explicación de la metafísica y de las fases de la Terapia Regresiva. Es necesario aclarar y comprender ciertos conceptos para entender y facilitar los efectos de la terapia: karma, aprendizaje a través de la dualidad, destino, responsabilidad versus culpabilidad, el ser humano como proyecto evolutivo de integración de una polaridad hacia una androgínia, etc.

1.- Relajación:
En primer lugar realizamos una relajación profunda con sencillas técnicas como la respiración consciente, la visualización creativa, reflexoterapia, hipnosis clínica o Reiki, para conectar con la parte emocional y el inconsciente.

FLAS

A.- LA VIVENCIA COMO VICTIMA:
SANAR EL MIEDO Y ENTENDER EL BLOQUEO.

A través de una visualización, regresamos al pasado y recreamos una situación traumática con la intención de revivir el origen del bloqueo en la infancia, en la gestación o en las vidas pasadas porque el proceso terapéutico es similar a un juego de muñecas rusas donde vamos sanando capas hasta diagnosticar el núcleo del problema.

Entendemos cómo esa situación condiciona nuestro presente porque nombrar el trauma es el primer paso para comenzar la sanación. En esta fase, el paciente le devuelve el bloqueo a la persona que se lo generó para deshacernos de lo que nos impide vivir nuestra auténtica vida; por esta razón, es aconsejable expresar el odio hacia quienes consideramos que han sido injustos con nosotros porque evita que vivamos en el pasado y que se lo proyectemos a quienes que no se lo merecen. No obstante, al final de la terapia, casi siempre perdonamos porque entendemos que el mundo exterior es una proyección de nuestro interior, y que todo trauma incluye un aprendizaje evolutivo que desaparece cuando descubrimos cuál es.

destino-vida

El paciente entiende que la existencia del bloqueo es necesaria para no repetir los patrones erróneos de conducta adquiridos en la infancia, y aquí reside uno de los pilares de terapia: en ser conscientes de la inutilidad de los bloqueos una vez que ya no existe la posibilidad transmitir el karma.

Para descondicionarnos, Re-construimos el suceso como nos hubiese gustado que fuese porque buscamos lo que conocemos, y si en nuestro inconsciente residen memorias traumáticas, crearemos una realidad dolorosa; sin embargo, si existen memorias positivas, co-crearemos una realidad equilibrada donde todo es posibilidad y cambio

573977_EVVVHPVBWYBBVUH

B.- LA VIVENCIA COMO VICTIMARIO: SANAR LA CULPA Y EL PERDÓN.

A través del escenario de vidas pasadas, recreamos situaciones donde nos vemos generando dolor a otras personas porque esto nos permite entender la ley del karma, eliminar la culpa y perdonar a quienes nos dañaron. Perdonar, en terapia, implica olvidar y no volver a repetir esa situación traumática porque se ha desvelado su aprendizaje y se ha comprendido que el Otro representaba una parte tuya.

En la terapia regresiva descubrimos que las personas que aparecen en tu vida forman una familia espiritual que se re-encarna durante sucesivas vidas interpretando todos los arquetipos para evolucionar como individuos y como especie.

302385_243248629064402_146664945389438_618150_289050232_n

 

C.- LA VIVENCIA COMO INDIVIDUOS LIBRES:
CO-CREAR DESDE LA LIBERTAD.

Al liberarnos de la culpa, comenzamos a co-crear la realidad que deseamos. Este proceso lo comprobamos a través de la sincronicidad y de los cambios profundos que descubrimos en la vida cotidiana.

Cada persona, cuando se reencarna pacta dos destinos posibles. Primero, un destino kármico, que vivimos desde el dolor hasta que solucionamos el aprendizaje, y, después, al liberarnos del karma, un destino dhármico, que vivimos desde la auto-realización, la vitalidad y la conciencia.

En terapia, descubrimos que podemos co-crear si lo que deseamos sirve a la humanidad; por ello, en esta fase, nos centramos, también, en realizar visualizaciones para recordar nuestro destino individual y colectivo.

TE_AYU-1

La tratamiento finaliza cuando el problema deja de condicionar el presente y descubrimos que los traumas implican un aprendizaje que, si se soluciona, contiene un don, un regalo. Esta idea ya aparece en la mitología griega porque el Dios del inframundo, del inconsciente, Plutón, etimológicamente significa “tesoro, abundancia, don”. El mensaje que subyace en este mito es que afronta sus miedos y los vence, resucita a otra nueva vida más real.

En definitiva, la posibilidad de sanarse reside en la fuerza de voluntad y en la capacidad de no transmitir a las personas más débiles el dolor que otros nos han generado; y es aquí reside la clave del éxito de la terapia porque sólo nos podemos sanar si hemos transmutado el karma que recibimos inexorablemente en nuestra infancia.

La idea básica de la terapia regresiva consiste en entender que si eliminamos la culpa generada por el dolor que provocamos en otras vidas nos convertimos en personas libres con capacidad de vivir nuestro verdadero destino.

mascara
.

autor